Un aparente incendio grave, en Nueva Jersey, ocultaba la masacre de toda una familia

0
23

(CNN) – Había algo más que un vínculo fraternal entre Paul and Keith Caneiro. Compartían un negocio, iban de vacaciones juntos y vivían a unos 18 kilómetros de distancia el uno del otro en los suburbios de Nueva Jersey.

Pero dos días antes del Día de Acción de Gracias, una terrible cadena de eventos los separaría para siempre. Aun más terrible es la identidad del supuesto perpetrador de dichos eventos.

MÁS: Una familia de cuatro integrantes muere en uno de dos misteriosos incendios en Nueva Jersey

Paul Caneiro, de 51 años, está acusado de asesinar a su hermano menor, a su cuñada y a sus hijos en su moderna mansión del municipio de Colts Neck Township en la madrugada del 20 de noviembre y después prenderle fuego a su casa –en un intento, según las autoridades, de encubrir sus crímenes.

Paul Caneiro

Luego, él presuntamente incendió su propia casa – con su esposa y sus hijas dentro – para tratar de hacer que pareciera que toda la familia había sido atacada. Su familia pudo salir de la casa con seguridad, dijeron funcionarios.

Los asesinatos sacudieron la comunidad y varios giros en el caso han confundido a las autoridades. En pocos días, la extraña coincidencia – dos incendios el mismo día en las casas de dos hermanos – reveló lo que según fiscales es uno de los crímenes más brutales que hayan visto antes.

Paul Caneiro, quien dice que es inocente, permanece en la cárcel del condado de Monmouth, a la espera de juicio.

Una familia de cuatro, asesinada antes del amanecer

En algún momento entre la medianoche y las 5 a.m., según las autoridades, Paul Caneiro caminaba alrededor de la casa de 1,5 millones de dólares de su hermano, armado con un cuchillo y una pistola.

Los hermanos habían estado frente a la mansión cuando comenzó una confrontación mortal. Paul disparó varias veces y le dio a Keith, dijeron funcionarios.

No está claro si intercambiaron palabras o pelearon, pero el sonido de los disparos aparentemente pasó inadvertido en este municipio de unas 10.000 personas ubicado a 80 kilómetros de Nueva York.

Luego, Paul entró a la casa y encontró a la esposa de Keith, Jennifer. Le disparó y la apuñaló y también apuñaló a sus hijos, Jesse, de 11 años, y Sophia, de 8, dijo el fiscal del condado de Monmouth, Christopher Gramiccioni.

Después tomó unos documentos e inició un incendio en el sótano, dijeron funcionarios.

El sospechoso incendia su propia casa

Un incendio comenzó en la casa de Paul Caneiro mientras la familia dormía. Lograron escapar ilesos.

Cuando Paul se fue de la casa de su hermano esa mañana, se dirigió a su propio hogar en Ocean Township. Vertió gasolina afuera de su casa de dos plantas mientras su familia dormía dentro y le prendió fuego, según una denuncia penal.

A las 5 a.m., los bomberos y la policía ya iban en camino a casa de Paul. Alguien había llamado al 911 para advertir que había humo.

Cuando los equipos de emergencia llegaron, Paul, su esposa y sus hijas ya estaban afuera. Resultaron ilesos.

Paul Caneiro puso a su familia en peligro, dijo Gramiccioni, cuando intentaba destruir las pruebas que había llevado desde la casa de su hermano y trató de hacer que pareciera que ambas familias habían sido atacadas.

El abogado de Paul Caneiro, Robert A. Honecker, dijo que este ayudó a su familia a evacuar después de que un incendio comenzara en su casa y espero ahí hasta que llegaron los bomberos y la policía.

Horas después, la familia fue llevada al cuartel de la policía local, donde todos fueron interrogados. Paul permanecería allí durante las siguientes 12 horas hasta que fue arrestado alrededor de la medianoche.

Las llamas ocultaban los asesinatos

De vuelta en la mansión de Colts Neck, un incendio crecía cada vez más, haciendo arder las habitaciones de la propiedad de más de 520 metros cuadrados.

Era un día cualquiera en la tranquila calle Willow Brook Road, donde la mansión de Keith Caneiro destacaba por encima de las otras gracias a su moderna arquitectura. Mientras el sol se elevaba, los niños subían a autobuses que los llevarían al último día de clases completo antes del festivo de Acción de Gracias, mientras que los adultos empezaban su viaje al trabajo.

Poco después de las 12:30 p.m., más de seis horas después del incendio en la casa de Paul Caneiro, decenas de bomberos acudieron a la propiedad. El jardinero de una casa vecina había olido el humo saliendo desde la casa y su jefe llamó al 911, reportó el diario Asbury Park Press.

Cuando los bomberos llegaron, hicieron un macabro hallazgo. Keith estaba muerto frente a la casa, mientras que los cuerpos del resto de la familia estaban severamente quemados en el interior.

Horas después, los investigadores informaron que la familia había sido atacada y sus integrantes fueron víctimas de homicidio.

Paul Caneiro fue llevado a prisión, acusado de prender fuego a su propia casa. Y crecían las sospechas de que él había estado involucrado en las muertes de su hermano y la familia de este.

Más de una semana después, Paul fue acusado de los asesinatos. Ahora enfrenta cuatro cargos de asesinato, dos cargos de incendio agravado y dos acusaciones por uso de arma de fuego, según los registros.

De ser encontrado culpable, podría ser sentenciado a prisión perpetua.

Los fiscales dicen que Paul Caneiro actuó solo y que no hay razones para pensar que el crimen organizado está involucrado.

Amigos y familiares de Keith Caneiro y su familia realizaron una vigilia afuera de la casa la semana pasada.

El dinero acabó con los “mejores amigos”

Los problemas entre los hermanos Caneiro podrían haber tenido que ver con dinero.

Ellos trabajaron juntos durante tres décadas, después de que Keith fundara una compañía de consultoría tecnológica y contratara a Paul como su primer empleado.

La compañía parece haber tenido mucho éxito, añadiendo a su cartera de clientes a lo largo de los años a firmas de Wall Street como Citigroup y JPMorgan Chase.

“Para cuando la burbuja de internet estaba a punto de estallar en 2001, su negocio de tecnología había crecido hasta tener 4,5 millones de dólares en ventas anuales y 26 empleados”, reportó el diario Asbury Park Press.

Otra señal de su sociedad fue el nombre de la compañía, Jay-Martin Consulting, que combinaba los segundos nombres de ambos hermanos. Después, la firma sería rebautizada como Square One.

Antes de los asesinatos, los Caneiro habían estado operando la firma junto a una compañía de control de plagas en un edificio en una avenida principal de Asbury Park, de acuerdo con registros oficiales de la ciudad.

El móvil de los crímenes fue el dinero, según los fiscales, y se derivó de los emprendimientos conjuntos de los hermanos. Las autoridades no han dado más detalles sobre el móvil, pero dijeron que los agentes lanzaron una investigación sobre los negocios de los Caneiro.

Robert Honecker and Mitchell Ansell, abogados de Paul Caneiro, dijeron que su cliente fue acusado de forma equivocada y que él “no tuvo absolutamente nada que ver con estos horribles crímenes”.

“La familia de Paul es para él más que cualquier cosa en el mundo“, dijeron en un comunicado.

“No hay absolutamente ninguna razón en el mundo para que Paul Caneiro hubiera cometido los crímenes que supuestamente cometió. Él nunca lastimaría a ningún miembro de su familia. El proceso de hoy puede comenzar con una búsqueda de la verdad y de quien cometió estos horribles actos”.

Los hermanos no solo trabajaban juntos, dijeron los abogados, sino que se consideraban a sí mismos como mejores amigos y fueron padrinos de boda el uno del otro.

Augusta Anthony, Evan Simko-Bednarski, Eric Levenson y Chuck Johnston de CNN contribuyeron con este reporte


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here