Siempre con la verdad – El Nacional

0
135
RAMON RODRIGUEZ

Un consejo al ministro
He aprendido de mis maestros, que la vida debe siempre transitarse, dentro de un marco de justicia, sin una pizca de envidia o resentimiento que me hagan regatear los méritos de mis conciudadanos.
En tal sentido, yo tengo la convicción de que hasta el momento, el ministro de Deporte Danilo dìaz, ha llevado a cabo una gestión armoniosa con logros ostensibles, entre ellos, la participación de nuestro país en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

Sin embargo, pienso que si el presidente Danilo Medina optara por designar al ministro Dìaz en otra posición del Estado, él se iría apenado y yo me quedaría con el dolor de que el Ministerio no ha emprendido algunas recomendaciones vitales que he hecho para que ocurra el “milagro” en el deporte nacional.

Siendo honesto, hay que decir, que no debemos conformarnos con las 107 medallas de Barranquilla, el objetivo debe ser: salir de ese fatídico quinto lugar, que expresa claramente que no hemos dado el salto definitivo, a pesar de la gran inversión que realiza el Estado en el deporte.

Soy de los que piensan que Danilo Dìaz no puede irse de esa posición sin poner el dedo en la llaga. Si no se lleva a cabo una política deportiva que fortalezca nuestras federaciones, haremos el trabajo de Sìsifo. No es posible que el país esté dependiendo de las mismas federaciones para lograr medallas.

No se concibe que el atletismo tenga actuaciones tan pírricas, siendo una disciplina con tantas modalidades para hacernos avanzar. Hace tiempo que hemos comprobado que las disciplinas de combates son las que nos pueden hacer dar el salto de calidad. Entonces, ¿Qué vamos a hacer con el hazmerreir del béisbol, con los improvisadores del baloncesto, con el softbol, en fin con tantas federaciones que exigen mucho y dan tan poco?
A dos años de gestión, Danilo Dìaz sabe donde están las debilidades. Esos periodos matusalénicos de 20 y 25 años en las federaciones ya son inconcebibles. Debe existir un orden en el sistema federativo, y eso sólo se logra con un régimen de consecuencia. Reitero, el modelo a seguir para evitar que Guatemala y Puerto Rico nos envíen a una séptima posición en el medallero centroamericano, es invertir en las disciplinas con mayores potencialidades.

Quizás Danilo Díaz no vea los resultados como ministro, pero él será reconocido como el gran visionario y para eso hay que estar dispuesto a “pelear” con federaciones que vendrán con el cuento de la soberanía.

Aquí lo que se trata es, de la meritocracia. Hay que premiar la excelencia y castigar la vagancia, pero para eso, se necesita un contrato, no social como el de Jean Rousseau, sino deportivo, entre Miderec, el COD y las federaciones. ¿Y qué mejor contrato, que hacer valer la Ley del Deporte 356-05 y readecuarla en aspectos tan importantes como en fijar un límite a los presidentes federados y al presidente del Comité Olímpico, quien precisamente se atreverá a presentarse para un quinto periodo con una normalidad que espanta a quienes creemos en el cambio.

Danilo Díaz tiene todo el chance de regularizar ese sistema de herencia monárquica en el deporte. De no hacerlo, se arrepentirá con los años.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here