Seis internados reciben el alta médica, dos continúan graves

0
6

Fueron dadas de alta médica seis de las 11 personas ingresadas en diferentes centros de salud a consecuencia de la explosión del pasado miércoles que les provocó lesiones en diferentes partes de sus cuerpos.

Mientras que dos de los que resultaron más graves se mantienen bajo cuidados médicos en el hospital Ney Arias Lora, de la Ciudad Sanitaria Charles de Gaulle.

Se trata de Francisco Antonio Alis Rojas, de 39 años de edad, quien sufrió quemaduras en el 50% de superficie corporal de segundo y tercer grado.

El otro paciente es Rafael Contreras Báez, de 55 años, quien también tiene quemaduras de segundo y tercer grado, pero en el 10% de la superficie corporal, incluye la cara, cuello y vías aéreas superiores.

Además presenta heridas múltiples y traumatismo, que obligan a mantenerlo en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital Ney Arias Lora.

Los dos pacientes estaban dentro de la fábrica, incluso operando en el tanque del recipiente del gas, según el parte médico.

El doctor Alejandro Soto, subdirector médico del hospital Ney Arias Lora, dijo que su estado sigue siendo de sumo cuidado, pero presentan leve mejoría, por lo que hoy verán como evolucionan.

A Contreras Báez se verá si se le puede quitar el ventilador mecánico para empezar a prepararlo para los procedimientos a los que se necesita someterlo.

En cuanto a la evolución del paciente que está en la unidad de quemados, el director del área, Eddy Bruno, explicó que Alis Rojas presenta una mejoría notable, al punto de que ya le retiraron la mascarilla de oxígeno y desde ayer respira de manera espontánea.

“Hoy (ayer) termina su fase de rehidratación y comenzaremos el plan quirúrgico, para comenzar la fase de retiro de la piel quemada de las lesiones más profundas para provocar un lecho receptor y comenzar a ponerle los injertos”, dijo Bruno.

Los dos médicos coincidieron en que si continúan con la mejoría, si no se infectan ni se descompensan, los pacientes podrían recibir el alta médica en 25 días.

No obstante, expresaron que los hombres siguen graves, porque toda quemadura y traumatismo de esa envergadura da un paciente crítico hasta el día de su egreso.

En cuanto a los cuatro que estaban ingresados en el hospital infantil Robert Reid Cabral, les dieron el alta a tres, mientras hay uno ingresado pendiente de evaluación por un neurocirujano, que determinará si puede ser egresado. En la Plaza de la Salud hay también una persona internada, víctima de la explosión.

El director del Servicio Nacional de Salud (SNS), Chanel Rosa Chupany, informó que a partir de hoy un equipo multidisciplinario integrado por médicos, psicólogos y otros especialistas se integrarán a las labores de asistencia a los residentes en la zona de la explosión.

El Centro de Orientación Integral (COIN) también se integró a las labores de asistencia, que además incluye vacunación y consultas médicas.

Priorizarán tres grupos vulnerables que son los empleados de la empresa, vecinos y rescatistas.

El SNS activó los equipos de salud mental de la Red Metropolitana y reforzó los servicios en los centros de primer nivel de la zona, para lograr la rápida recuperación, adaptación y vuelta a la normalidad de los afectados.

Trabaja en coordinación con directivos de la empresa Polyplast a quienes les entregó la lista de las personas atendidas en los hospitales de la zona metropolitana.

El costo de atención a quemados

Atender a un paciente con quemaduras de un 37% de superficie corporal cuesta RD$ 42,500 el día/cama, según un estudio hecho por médicos de la unidad de quemados del hospital Luis Eduardo Aybar.

El doctor Eddy Bruno, director de la unidad de quemados de ese centro, dijo que ese es el promedio de quemaduras que se maneja con una estadía de 14 días, por lo que si se multiplican las dos cifras el gasto promedio por paciente es de R D$ 595,000.

La cantidad de pacientes por año oscila entre los 1,600 a 1,700 en emergencias y tienen de ingresos entre 160 y 165 pacientes al año, las quemaduras por flama son las de mayor incidencia, con 42%.

Bruno atribuye la alta cifra a la falta de educación de la población en temas de siniestros y aboga por que las autoridades inicien una campaña sobre ese aspecto.

“El país necesita mucha educación, porque hay edificios de 20 y más pisos, y los bomberos no están aptos para socorrer un edificio de más de 5 pisos” señaló el especialista.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here