“No quiero regresar a México, su señoría”: solicitantes de asilo hacen un llamado a los jueces de inmigración

0
35

San Diego (CNN) — A primera vista, la escena en la Sala 2 de la corte podría parecer normal: individuos que se presentan ante un juez uno por uno, algunos con abogados y otros sin ellos. El juez hace preguntas a cada lado y organiza citas de seguimiento en la corte.

Pero esta escena era todo menos ordinaria.

Los inmigrantes que buscan asilo en Estados Unidos y se verán obligados a esperar en México, expresaron su temor de regresar a México, mientras los funcionarios de detención que los transportaron a la audiencia permanecían en el fondo de la sala. Los abogados defensores trataron de buscar respuestas a lo que deberían haber sido preguntas básicas de los abogados de Inmigración y Control de Aduanas, quienes parecían igualmente confundidos acerca de la nueva política del gobierno de Donald Trump que mantiene a esos inmigrantes en México.

Los casos ante los jueces de inmigración Rico Bartolomei y Scott Simpson el martes y el miércoles, respectivamente, fueron los de los migrantes que solicitaron asilo en la frontera de Estados Unidos y México y que fueron devueltos a México para esperar su fecha de audiencia en el marco del programa de Protocolos de Protección al Migrante (MPP por sus siglas en inglés), conocido como “Remain in Mexico”.

El programa, que solo tiene unos pocos meses de antigüedad, marca un cambio sin precedentes en la política de asilo de Estados Unidos, debido a su requisito de mantener a algunos solicitantes de asilo en México durante la audiencia de inmigración. Este mes, esas audiencias comenzaron y plantearon una nueva serie de problemas con la polémica política.

“Una situación muy caótica”

En el transcurso de dos días la semana pasada, 18 hombres que buscaban asilo en Estados Unidos llegaron al tribunal de inmigración de San Diego escoltados por funcionarios de detención. Estuvieron allí para sus audiencias programadas, la primera en los procedimientos de deportación. Si bien la audiencia en sí fue como cualquier otra, la línea de preguntas de los abogados de inmigración, los jueces de inmigración y, a veces, de los mismos solicitantes de asilo, revelaron un ambiente diferente.

Los abogados hicieron preguntas sobre dónde y cómo los solicitantes de asilo deben presentar su información biométrica, que es necesaria antes de su audiencia de méritos, dado que están esperando en otro país. Hubo preguntas sobre dónde debe enviarse la notificación de la fecha en la que las personas deben presentarse en la corte, ya que los solicitantes de asilo no tienen una dirección fija. Y los solicitantes de asilo expresaron temor de regresar a México.

“No quiero volver a México, su señoría”, suplicó un solicitante de asilo.

La avalancha de preguntas planteadas por todas las partes señaló el peso del problema.

“Hacer esto bien es una cuestión de vida o muerte”, dijo Lindsay Toczylowski, un abogado de inmigración que vive en Los Ángeles y que representa a dos solicitantes de asilo.

“Parece una situación muy caótica”, dijo Robyn Barnard, un abogado que representa a dos solicitantes de asilo de Honduras. “Cada vez que tenía una pregunta para el abogado principal, se encontraba con ‘no sabemos’ o simplemente [había] silencio”.

  • Mira: Jeff Sessions anuncia cambios en solicitudes de asilo por violencia doméstica

Para los solicitantes de asilo que forman parte del programa MPP, el proceso es el siguiente: Aduanas y Protección Fronteriza tiene instrucciones de referir a los migrantes que dicen que serán perseguidos o torturados en México a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos para entrevistas adicionales; luego se espera que los funcionarios de asilo hagan entrevistas de seguimiento en persona, por videoconferencia o por teléfono. Si los migrantes no alcanzan los requerimientos, se espera que permanezcan en México hasta que se inicien los procedimientos judiciales de inmigración.

Para asistir a las audiencias, los inmigrantes, que son predominantemente de los países del Triángulo del Norte, se presentaron en el puerto de entrada de San Ysidro la mañana de su audiencia. El Servicio de Inmigración y Aduanas luego proveyó transporte hacia y desde la frontera y el tribunal de inmigración de San Diego, aproximadamente a 28 kilómetros desde el puerto de entrada.

La entrada de San Ysidro, San Diego, en la frontera de Estados Unidos y México, es el puerto más ocupado del país en cuanto a migración.

Cuatro funcionarios uniformados que vestían chalecos con las palabras “Agente de Detención” acompañaron a los inmigrantes a pasar por la zona de seguridad en la corte y luego cuando hicieron una fila contra una pared blanca en el área de espera. Vestidos con el atuendo de todos los días, esperaron pacientemente antes de ingresar a la sala del tribunal donde se llevaría a cabo el procedimiento.

Poco más de una hora antes de las audiencias, los solicitantes de asilo tuvieron tiempo para reunirse con los abogados en la sala del tribunal, algo que han tenido que integrar, dado que como se quedan en México y tienen acceso limitado a abogados con sede en Estados Unidos.

Pero la clave de esas reuniones es la confidencialidad, argumentaron los abogados, que dijeron que no tenían en los confines de la sala. Durante los dos días, los abogados trataron de extenderse, usando cada centímetro de la habitación pequeña, incluso sentados en el piso para hablar con los clientes, dijo Toczylowski. Los intentos de mudarse a una habitación diferente en un piso separado del edificio no tuvieron éxito.

Cuando se reunieron con abogados, los agentes de detención entraron y salieron de la sala, incomodando a los inmigrantes en la sala de espera que asistían a sus propias audiencias. “Ver a los agentes de detención asusta a los clientes”, dijo Aisha Ching, una abogada de inmigración que dice que su cliente se puso nervioso.

Reina la confusión

No estaba claro cómo la presencia de los funcionarios en la sala de audiencias afectó a los solicitantes de asilo durante las audiencias, pero si lo hizo, no parecieron contener sus preocupaciones acerca de regresar a México o de ser debidamente notificados de la corte fechas.

En un caso, un hombre que buscaba asilo y no tenía un abogado dijo que el gobierno le había dado una lista de proveedores de servicios legales, pero que tenía problemas para entender.

“Estaba confundido”, le dijo a Simpson. “No sé leer y escribir. Se vuelve difícil”.

Y añadió: “En México, es aún más complicado. Es más complicado que si estuviera aquí”.

“Entiendo que es más difícil”, respondió Simpson. “No lo he pasado por alto”.

También hubo problemas con fechas conflictivas sobre el papeleo.

Según los documentos revisados por CNN, un solicitante de asilo que se presentó en el puerto de entrada de San Ysidro recibió documentos que tenían dos fechas diferentes: una fecha para comparecer ante un juez de inmigración (20 de marzo) y una fecha separada para presentarse en la puerto de entrada (30 de marzo). Teóricamente, las dos deben coincidir, dado que un individuo debe presentarse en el puerto de entrada antes de ser transportado a la corte. Él se presentó en la fecha correcta.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) reconoció el conflicto con las fechas en una declaración.

“Sobre las audiencias del MPP que se llevaron a cabo, solo se han informado dos problemas de programación, que se rectificaron fácilmente”, dijo un portavoz del DHS en un comunicado.

“El sistema está funcionando. Estamos revisando cada [aviso de comparecencia] para verificar que se proporcionen las fechas correctas y continuar trabajando en estrecha colaboración con la [Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración] para garantizar que todas las audiencias se realicen según lo planeado”, agrega el comunicado.

  • Mira: Migrantes que llegaron a la frontera piden asilo en Estados Unidos

Problemas de programación

Solicitantes de asilo cuyos casos fueron programados para el martes y el miércoles recibieron citaciones para fechas de audiencia de mérito —donde los individuos proporcionan evidencia para fundamentar sus peticiones de permanecer en Estados Unidos— o se les programó una nueva audiencia para obtener más tiempo para que encuentren representación legal. Las fechas se dispersaron entre abril, mayo, julio y agosto.

En algunos casos, surgieron problemas de programación, ya que Simpson explicó que sus tardes de los próximos meses están dedicadas a audiencias programadas de casos de Protocolos de protección al migrante. Por lo tanto, las audiencias por mérito deberían programarse para las mañanas.

No obstante, dado que los solicitantes de asilo deben esperar en México y, por lo tanto, necesitan tiempo para ser procesados por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de antes de acudir a sus audiencias, las mañanas estaban fuera de discusión.

“Los agentes de inmigración necesitan cuatro horas”, dijo Robert Wities, un abogado de ICE.

“No puedo hacer un calendario maestro completo por la tarde y una audiencia de méritos”, respondió Simpson, y luego pidió a los abogados de ICE que explicaran por escrito por qué no sería posible para los solicitantes de asilo asistir a las audiencias matutinas.

El programa de Protocolos de protección al migrante se implementó inicialmente en el puerto de entrada de San Ysidro en enero y desde entonces se ha expandido a otros lugares en la frontera sur. El Departamento de Seguridad Nacional sostiene que el programa se encuentra entre las muchas formas en que la administración está tratando de abordar el aumento de migrantes que llegan a la frontera sur.

Al 12 de marzo, Estados Unidos había devuelto 240 migrantes a México bajo estos protocolos.

Las primeras audiencias tuvieron lugar el 14 de marzo, pero solo uno de los tres solicitantes de asilo llegó a la corte. Se presume que una falla técnica fue la razón por la cual los otros dos solicitantes de asilo no asistieron. Ambos tuvieron otra oportunidad de comparecer ante el tribunal después.

Algunos de los solicitantes de asilo presentes el martes y el miércoles también son demandantes en un caso que impugna el programa MPP.

En febrero, una coalición de grupos de defensa de los inmigrantes solicitó a un juez federal una orden de restricción que impediría que la administración de Trump obligara a los solicitantes de asilo a permanecer en México mientras sus casos pasan por los tribunales de inmigración. La audiencia sobre la moción ocurrió el viernes.

Mientras tanto, se espera que el programa continúe, al igual que las audiencias de los solicitantes de asilo que han caído bajo la política.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here