Luis Miguel Vargas, con el corazón en la balada y la mente en la salsa

0
313

Comencé a los 12 años cantando balada en una agrupación llamada Dimensión X, entonces luego pasé al grupo Yarumba, a su tercera etapa, luego estuve en el frente de Darlyn y Los Herederos, entonces continué en la agrupación de Yovanny Polanco y luego a la Chiquito Team Band”, así resume Luis Miguel Vargas (Luismi) sus 15 años de trayectoria en la música.
Y es que luego de cantar merengue típico, balada, merengue y salsa, el joven cantante ha elegido quedarse con el último género que le abrió las puertas a la popularidad aunque asegura “que muchas veces en la música uno no está en el género que quiere, sino porque ahí es donde a uno le toca en el momento”.
Luismi, quien destacó que cuando entró a formar parte como uno de los integrantes de Chiquito Team Band fue cuando conectó más con el público, asegura que a pesar de que le gusta la salsa y funciona bien con este género, si dependiera solo de él fuera baladista, pero, se queda donde está porque en este país es difícil destacarse cantando balada, a pesar de que muchos lo han logrado.
Nuevo sencillo. Tras su salida de Chiquito Team Band, el cantante formó su proyecto de forma independiente y se prepara para lanzar su primer disco como solista del cual sale su nuevo sencillo “Ayer pedí”.
“Esta es una canción que popularizó Jhoel Santos en bachata e hicimos esta versión en salsa ahora y está teniendo una gran aceptación por el público”, dijo.
El también compositor destacó que a pesar de las críticas que se le hacen constantemente a los salseros por tener un repertorio en que predominan las adaptaciones, estas no dejarán de hacerse porque “las adaptaciones funcionan, principalmente esos temas de compositores mexicanos y colombianos, que son tan sentimentales y el dominicano escribe más por lo que ve, pero los compositores mexicanos son más de corazón a la hora de escribir”.
También reveló que en su disco tendrá temas inéditos de compositores dominicanos como el sencillo “Quemo la cama”, del autor Miguel Brown.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here