Los trabajadores de Amazon pueden escuchar parte de lo que le dices a Alexa

0
193

Tecnología._ Alexa, el asistente de voz de Amazon presente en los dispositivos Echo, es capaz de obedecer las órdenes que dan los usuarios, que creen que están hablando con una máquina. Sin embargo, en ocasiones también son escuchados por un trabajador de la compañía, según ha revelado Bloomberg.

Aunque Alexa no graba constantmente a sus usuarios, sí está permanentemente ‘alerta’ a la espera de la palabra de activación -generalmente, ‘Alexa’, aunque se puede configurar-, momento en el cual comienza a grabar a la persona para enviar esta información a la nube y así interpretar sus órdenes. En algunos casos, estas grabaciones luego son escuchadas por empleados de Amazon para mejorar el servicio.

Preguntada por esta información, la compañía explicó a EL MUNDO en un comunicado que nunca se producen escuchas activas y que solo anota “un número extremadamente pequeño de interacciones de un conjunto aleatorio de clientes para mejorar la experiencia”.

Con estos datos únicamente ‘entrenan’ a Alexa y, aseguran, tienen “estrictas salvaguardas técnicas y operativas”, así como “una política de tolerancia cero en cuanto al abuso de nuestro sistema”.

Según la información de Bloomberg, que cita a siete personas que han participado en el programa, miles de trabajadoresde la empresa -tanto internos como subcontratados- escuchan grabaciones de las conversaciones que tienen los usuarios con sus Echo. Después, estas grabaciones se transcriben y se utilizan para mejorar la capacidad de Alexa de ‘entender’ la forma de hablar de las personas.

Estos ‘transcriptores’ escuchan hasta 1000 grabaciones en jornadas de nueve horas al día en oficinas de todo el mundo (Bloomberg cita lugares tan dispares como Costa Rica, Boston, India o Rumanía). En ocasiones comparten estos archivos, tanto porque necesitan ayuda para comprender lo que dice el usuario como porque lo encuentran entretenido.

Amazon defiende que “los empleados no tienen acceso directo a la información que puede identificar a la persona o cuenta del cliente como parte de este flujo de trabajo” y recuerda que la información es tratada “con alta confidencialidad” y que realizan auditorías en el entorno de control. A pesar de ello, quienes realizan las escuchas conocen el número de serie del dispositivo Echo y el nombre de pila del usuario, pues Alexa también lo conoce.

Además, la compañía recuerda que los clientes pueden eliminar sus grabaciones en cualquier momento desde la aplicación en el menú de Configuración, accediendo al apartado Cuenta de Alexa y, una vez ahí, en Privacidad. También pueden hacerlo en este enlace.

Alexa, Siri, Cortana y este tipo de servicios generan rechazo en mucha gente por su capacidad de estar ‘atentos’ en todo momento. Google también recibió fuertes críticas cuando anunció que sus Nest Guard ahora podían utilizar su asistente de voz, pues para ello usaban un micrófono que durante años nadie supo que estaba dentro del dispositivo. De hecho, Echo Show, el último asistente de Alexa, incluye un botón que permite apagar electrónicamente la cámara y el micrófono, de modo que Alexa, aunque quiera, no puede escuchar. (Elmundo.es) –

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here