Este nuevo dispositivo ofrece esperanza a personas con insuficiencia cardíaca

0
36

(CNN) – Un pequeño dispositivo novedoso está dando esperanza de una vida mejor a personas con insuficiencia cardíaca grave, ya que reduce las tasas de hospitalización y mejora el riesgo de mortalidad a los dos años de tratamiento, según un nuevo estudio.

La insuficiencia cardíaca se presenta en alrededor de 5,7 millones de estadounidenses y más de 26 millones de personas en todo el mundo. Los afectados reportan falta de aire y cansancio porque a su corazón le cuesta bombear la sangre al cuerpo.

Una de las causas actualmente es la insuficiencia de las válvulas, particularmente de la válvula mitral, que controla el flujo de sangre en el lado izquierdo del corazón. Cuando la insuficiencia es grave, el corazón puede agrandarse.

Se estima que este mal afecta a más de dos millones de personas en Estados Unidos. Esta falla provoca que la sangre fluya al revés a la hora del bombeo, lo que significa que no llega eficientemente al resto del cuerpo.

Sin embargo, el nuevo dispositivo, llamado MitraClip, mantiene unida la válvula defectuosa y le ayuda a trabajar correctamente y a bombear la sangre hacia afuera del corazón. Ha arrojado resultados prometedores en el estudio.

De acuerdo con los autores, hay fármacos para aliviar los síntomas de la insuficiencia de la válvula mitral, pero se desconocen sus efectos a largo plazo. La cirugía también es opción y puede ser la cura, pero puede tener complicaciones graves porque los pacientes suelen ser de edad avanzada y más frágiles.

La implantación del MitraClip es poco invasiva: el dispositivo se transfiere a través de una incisión pequeña en la ingle y se ha demostrado que reduce el tiempo de recuperación y hospitalización, según el estudio.

Para medir la eficacia del dispositivo, Greg Stone, profesor de Medicina del Colegio de Médicos de la Universidad de Columbia (EE. UU.), y su equipo reclutaron en Estados Unidos y Canadá a 614 personas con insuficiencia cardíaca e insuficiencia mitral secundaria (cuando la válvula mitral no sella bien) de moderada a severa que seguían teniendo síntomas pese a estar en tratamiento farmacológico. La forma secundaria de esta afección es cuando el ventrículo izquierdo del paciente está dañado, lo que impide que la válvula funcione correctamente.

De los participantes, se implantó el nuevo dispositivo a 302 y 312 fueron el grupo de control. Entre los que recibieron el MitraClip se registró un 32,1% menos hospitalizaciones al año en los años dos años posteriores.

“La tasa anual de hospitalizaciones por insuficiencia cardíaca en 24 meses fue de 35,8% por paciente por año en el grupo en el que se implantó el dispositivo, a diferencia del 67,9% por paciente por año en el grupo de control”, escribieron los autores.

La mortalidad general por cualquier causa, en esos dos años, también fue un 17% menor entre los pacientes a quienes se implantó el dispositivo (29,1%), a diferencia del grupo de control (46,1%).

“Es impresionante lo positiva que es esta nueva terapia para los pacientes que tienen un corazón muy débil”, dijo Michael Acker, jefe de la División de Cirugía Cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania. Acker, quien no está relacionado con la investigación, señaló que los hallazgos del estudio eran mucho más alentadores que los resultados de un ensayo parecido que se publicó en agosto.

“De entrada, es muy emocionante”, pero agregó que se necesitan más estudios para entender las diferencias entre los grupos de población de cada investigación.

La técnica del MitraClip se probó por primera vez en 2003 y en octubre de 2013 recibió la aprobación de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento de la insuficiencia mitral primaria (o degenerativa), de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Washington. Su uso para el tratamiento de la versión secundaria de este trastorno sigue bajo investigación y no ha recibido la aprobación de la FDA.

Este nuevo estudio fue parte del ensayo COAPT para la insuficiencia mitral secundaria y recibió financiamiento de Abbott, la empresa estadounidense dedicada a la salud que fabrica el dispositivo.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here