El cierre de Gobierno actual rompe el récord más largo en la historia de Estados Unidos

0
104

(CNN) – El vigente cierre parcial de Gobierno inició su día número 22 este sábado, rompiendo el récord para convertirse en el más largo en la historia de Estados Unidos.

El récord anterior se remonta a la administración Clinton, cuando un cierre de 21 días fue generado por un enfrentamiento entre el presidente Bill Clinton y el Congreso del Partido Republicano que duró desde diciembre de 1995 hasta enero de 1996.

Por ahora, aún no se vislumbra el final del cierre actual, que ha afectado aproximadamente a una cuarta parte del gobierno federal y a cientos de miles de trabajadores federales.

Se estima que 800.000 trabajadores federales se han visto afectados por el cierre de Gobierno, ya sea por tener que trabajar sin paga mientras dure o por estar suspendidos.

LEE: 70 efectos directos del cierre parcial del Gobierno de Estados Unidos (y siguen sumando)

A medida que se prolonga el cierre, el presidente Donald Trump y los demócratas del Congreso no han avanzado hacia ningún tipo de acuerdo que pudiera ponerle fin.

Funcionarios de la Casa Blanca esperan un fin de semana tranquilo en 1600 Pennsylvania Ave. No se han programado reuniones entre los funcionarios de la Casa Blanca y el Congreso, y no se esperan apariciones del presidente Donald Trump, solo tuits.

El fin de semana pasado, funcionarios de la Casa Blanca viajaron a Camp David para reunirse con el jefe interino del personal de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, quien dirigió las conversaciones de cierre, y los funcionarios hicieron entrevistas previas a las cadenas de televisión para que pudieran publicar su mensaje en los programas del domingo.

El cierre parcial de Gobierno no tiene cuándo acabar. Ya es el más largo de la historia de Estados Unidos.

A partir del viernes por la noche, solo Mike Pompeo, secretario de Estado, estaba programado para aparecer en la televisión el domingo.

El presidente ha insistido en más de 5.000 millones de dólares en fondos para su muro prometido por mucho tiempo en la frontera entre Estados Unidos y México. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de California, y el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, de Nueva York, se han negado a satisfacer esa demanda. En cambio, ofrecen una suma mucho menor para apuntalar la seguridad fronteriza y le piden a Trump que reabra el gobierno ahora y negocie la seguridad fronteriza más tarde. Donald Trump ha rechazado sus ofertas, lo que lleva a un callejón sin salida que nadie parece poder romper.

En medio del interminable cierre, el presidente comenzó a hablar cada vez más sobre la posibilidad de declarar una emergencia nacional en un esfuerzo por eludir al Congreso para obtener el financiamiento que desea para un muro fronterizo, una acción que se espera que enfrente un desafío legal y un rechazo enérgico de los legisladores demócratas.

Aunque declarar que una emergencia nacional no está completamente fuera de las opciones, Trump retiró de su amenaza este viernes y dijo que preferiría resolverlo con el Congreso. Personas cercanas al presidente dijeron que los temores de una fuerte reacción de los legisladores jugaron un factor importante en esto, pese a que la senadora Lindsey Graham, republicana de Carolina del Sur, alentó a Trump el viernes a declarar una emergencia nacional “ahora”.

La esperanza de la Casa Blanca es que una vez que los legisladores estén en casa este fin de semana y escuchen las quejas sobre el cierre de sus electores, estarán más abiertos a negociar cuando regresen a Washington el lunes.

Ambas cámaras del Congreso aprobaron una legislación esta semana patrocinada por el senador demócrata Ben Cardin, de Maryland, para garantizar el pago retroactivo de los trabajadores federales que han estado suspendidos durante el cierre del gobierno.

LEE: La mayoría de los estadounidenses están en contra de Trump, el muro y el cierre de gobierno

Pero los empleados federales, los que están sin permiso y los que han permanecido en el trabajo, no recibirán pago alguno hasta que finalice el cierre.

Mientras tanto, las historias humanas de cómo los trabajadores se han visto afectados por el cierre continuo están haciendo titulares y llenando las ondas.

Pese a ello, los intentos de negociación entre los legisladores y el gobierno esta semana parecieron no hacer nada para acercar a ambas partes a una resolución.

El presidente salió de una reunión con Schumer y Pelosi el miércoles, calificándola de “una pérdida total de tiempo”.

Un esfuerzo de los senadores del Partido Republicano liderado por Graham por un acuerdo de compromiso que proporcionó tanto el financiamiento del muro fronterizo como las disposiciones de inmigración que apelan a los demócratas se estancó este jueves porque el Presidente no estaba a favor, según dos personas directamente involucradas.

LEE: El cierre parcial del Gobierno de Estados Unidos: ¿qué significa realmente?

Mientras tanto, la Cámara controlada por los demócratas aprobó una serie de proyectos de ley de gastos para reabrir partes cerradas del gobierno en el transcurso de la semana, pero la legislación no incluye ningún dinero nuevo para un muro fronterizo.

Como resultado, los proyectos de ley de la Cámara de Representantes se enfrentaron a una amenaza de veto en la Casa Blanca y no tienen ninguna posibilidad de ser aceptados en el Senado ya que el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, de Kentucky, ha dicho que no votará legislación relacionada con el cierre que el Presidente no haya firmado.

Kaitlan Collins, de CNN, contribuyó a este informe.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here