El brexit le está costando mil millones de dólares semanales a la economía británica y podría ponerse peor

0
43

Londres (CNN Business) — El brexit se retrasó y, eventualmente, podría cancelarse. Pero ya le ha hecho un gran daño a la economía del Reino Unido.

La votación para abandonar la Unión Europea (UE) en junio de 2016 hizo que la libra se debilitara drásticamente y les abrió la puerta a años de incertidumbre que ha reducido la actividad económica y ha provocado una caída en la inversión.

La economía es ahora un 2% más pequeña de lo que habría sido si el Reino Unido hubiera elegido permanecer en el bloque, según el Banco de Inglaterra. La producción económica perdida desde el referéndum tiene un valor de alrededor de 800 millones de libras (mil millones de dólares) por semana, o 4,7 millones de libras (6 millones de dólares) por hora.

LEE: Decenas de miles protestan en Londres y exigen un segundo referéndum sobre el brexit

Las consecuencias económicas se han acumulado a pesar de que aún no se han producido cambios estructurales en la relación comercial de Gran Bretaña con las naciones de la UE o con el resto del mundo.

Gran Bretaña ha continuado vendiendo bienes y servicios en la Unión Europea, su mayor socio comercial, mientras que los políticos trabajaron para negociar el divorcio. Ha sido fácil para las empresas del Reino Unido contratar trabajadores de la UE y mantener cadenas de suministro que crucen las fronteras nacionales.

Sin embargo, no ha habido claridad sobre los términos del comercio futuro en el Reino Unido durante casi tres años, lo que dificulta que las empresas planifiquen para el futuro. Las inversiones se han retrasado o cancelado y muchas empresas han invertido millones en planificar para el peor de los casos: un brexit desordenado.

Con la política del Reino Unido en caos, todavía hay un riesgo de que el país deje a la Unión Europea sin un acuerdo de transición para proteger el comercio. El Banco de Inglaterra ha dicho que las consecuencias de ese escenario serían peores que la crisis financiera de 2008.

La gran desaceleración del brexit

El Reino Unido era la economía del G7 de más rápido crecimiento cuando los votantes acudieron a las urnas en 2016. La acción de emergencia del Banco de Inglaterra le ayudó a la economía del Reino Unido a evitar la recesión que algunos habían pronosticado seguiría a un voto a favor del brexit, y el desempleo sigue siendo muy bajo.

Pero aún así el país cayó al final del ranking del G7. El crecimiento económico se ha desplomado de un ritmo de alrededor 2% anual a menos de 1% hoy en día.
La inversión de las empresas del Reino Unido se estancó después del referéndum y luego se hundió un 3,7% en 2018. Mientras tanto, el resto del G7 ha visto crecer la inversión empresarial alrededor del 6% anual desde la votación.

Y la confianza empresarial en Gran Bretaña se ha desplomado al nivel más bajo en casi una década.

“La razón de este bajo rendimiento en relación con el resto del mundo es, creo, la incertidumbre que rodea la perspectiva del brexit”, dijo Gertjan Vlieghe, miembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, en un discurso el mes pasado.

El dolor también lo han sentido los hogares. La libra se desplomó 15% frente al dólar después de la votación de 2016, lo que elevó el precio de los bienes importados. Eso estimuló la inflación y contribuyó a una disminución en el valor de los salarios de la gente.

Traumatismo en las empresas

Los ejecutivos han reaccionado ante la incertidumbre al intentar que sus negocios sean a prueba del brexit.

“Está claro que la inacción política ya ha tenido consecuencias económicas, ya que muchas empresas están frenando las decisiones de inversión y reclutamiento como resultado de la incertidumbre constante”, dijo Adam Marshall, director general de la Cámara de Comercio Británica, un lobby empresarial.

Muchos bancos han instalado nuevas oficinas en Alemania, Francia, Irlanda y otros países de la UE para salvaguardar su negocio regional después del brexit. Las empresas de servicios financieros también tienen que mover activos sustanciales para satisfacer a los reguladores de la UE. Los activos con un valor de al menos 1 billón de libras (1,3 billones de dólares) están saliendo del país, según la consultora EY.

Sony (SNE) y Panasonic (PCRFF) están trasladando sus sedes europeas a Holanda.

 

Las empresas manufactureras, que necesitan que sus cadenas de suministro funcionen sin contratiempos, también han hecho cambios. Nissan (NSANF) ha desechado los planes para construir un nuevo modelo en el Reino Unido, alegando la incertidumbre sobre el brexit. El grupo de ingeniería alemán Schaeffler (SCFLF) está cerrando dos de sus tres fábricas en Gran Bretaña por la misma razón.

El mayor riesgo

El escenario más peligroso, un Brexit desordenado, todavía podría pasar.

Los líderes de la UE concedieron el jueves al Reino Unido un breve plazo para el brexit, pero el país aún podría quedar fuera del bloque a menos que los legisladores del Reino Unido acuerden un camino a seguir.

Los principales funcionarios de la Confederación de la Industria Británica y el Congreso de la Unión de Comerciantes dijeron el jueves que Gran Bretaña se enfrenta a una “emergencia nacional” si los políticos permiten que eso suceda.

“Las empresas y comunidades en todo el Reino Unido no están preparadas para este resultado. El impacto en nuestra economía lo sentirán las generaciones venideras”, escribieron en una carta a la primera ministra, Theresa May.

McDonald’s (MCD) y KFC (YUM) se unieron a los supermercados del Reino Unido para advertir que una salida estrepitosa de la Unión Europea interrumpiría los suministros. Airbus ha dicho que se vería obligado a desviar la inversión futura fuera del Reino Unido.

Análisis realizado por Ivana Kottasová.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here