El 20% de las muertes que ocurren en el país lo provoca la comida procesada

0
132

En la República Dominicana hay 3.5 millones de personas hipertensas y un millón de ellas es a causa de la mala alimentación, lo que significa que esa enfermedad puede ser prevenible.

Eso que se denomina comida insana afecta mayormente a la población más pobre y a la infantil. La primera porque carece de recursos para comprar alimentos de calidad nutritiva y a los segundos, porque la industria los utiliza para incentivar el consumo de las llamadas comidas rápidas. Los datos están contenidos en la investigación “La comida insana en la República Dominicana”, presentada ayer por la Alianza por la Comida Saludable, que agrupa a seis instituciones ligadas a la salud y a los trabajadores del campo.

De acuerdo con los resultados del estudio, el 20% de las muertes que se registran en el país cada año se relaciona con el consumo de comida procesada alta en grasas trans, azúcares añadidos y sal. Eso significa que de cada cinco muertes, una es por la mala alimentación.

Al analizar la evolución de las muertes asociadas a la alimentación insana, los investigadores, entre ellos Celeste Solano, observan que los fallecimientos se han incrementado en un 57% en los últimos 10 años.

Atribuye la relación a que cinco de los principales riesgos para la salud de las personas en el país están estrechamente relacionados con la mala alimentación: presión arterial alta, riesgos alimentarios directos, glucemia alta, colesterol alto, obesidad y sobrepeso.

Solano, vocera de la Alianza, dijo que en el caso de las enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares, estas constituyen la primera causa de mortalidad general en el país, más del 25 % del total de muertes registradas.

Así, entre un 40 % a 55 % de las dolencias cardiovasculares pueden atribuirse a la alimentación insana, un 45 % de las diabetes y entre un 30 % a 40 % de algunos cánceres como los de estómago y colon.

La comida insana no son solo las denominadas chatarras, sino que incluyen los enlatados, comida precocida, refrescos, jugos envasados, cereales, snacks y confitería, los cuales contienen azúcares, sales y grasas añadidas. Dice el estudio que en los últimos 15 años el consumo de azúcar en el país se ha incrementado en un 47 % y que la dieta actual se basa en alimentos en los que predominan ingredientes añadidos que alteran las características de conservación, transporte, almacenado o precio.

El estudio “La comida insana en la República Dominicana” forma parte de la campaña “Comida que enferma”, una iniciativa dirigida a concientizar sobre el impacto de la comida ultra procesada en la salud de la población dominicana y a presentar propuestas de políticas públicas con la intención de fomentar desde el Estado la producción y consumo de alimentos locales saludables de forma sostenible.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here