EEUU insta a repatriar yihadistas de Siria y rechaza jurisdicción para juzgarlos

0
98

Estados Unidos volvió a llamar a todos los países a repatriar a sus ciudadanos que han combatido con el grupo Estado Islámico (EI) en Siria y que fueron capturados por las fuerzas kurdas que vencieron al autoproclamado “califato”, rechazando la constitución de un tribunal internacional para juzgarlos.

Las milicias kurdas, respaldadas por una coalición liderada por Washington, plantearon el lunes la creación de un “tribunal internacional especial en el noreste de Siria” para juzgar los crímenes del EI, y deploraron que “ningún país” haya “aceptado repatriar” a sus ciudadanos que combatieron en filas yihadistas.

Interrogado sobre esta opción, el representante especial de Estados Unidos para Siria, James Jeffrey, dijo que no la compartía.

“No lo estudiamos en esta fase”, afirmó Jeffrey en Washington. El gobierno de Donald Trump ha multiplicado los ataques contra la justicia internacional, a la que ve como una amenaza a su propia soberanía.

La “prioridad” estadounidense consiste en “presionar a los países para que retomen a sus propios ciudadanos, hayan o no cometido crímenes. Si le destinan los medios adecuados pueden administrar” el retorno de los exmilicianos y su entrega a la justicia, estimó.

Las fuerzas kurdas destacan la existencia de unos mil extranjeros (ni sirios ni iraquíes) entre los yihadistas detenidos en Siria.

Washington llamó semanas atrás a los países de los que son originarios esos yihadistas (en particular Francia, Bélgica y el Reino Unido) a que los repatrien.

Tras su decisión de retirar sus tropas de Siria en razón de la derrota del EI, Trump dijo que Washington es incapaz de garantizar que los combatientes detenidos por los kurdos no se escapen y retomen las armas.

Sin embargo, el eventual retorno de los yihadistas es a menudo mal visto por la opinión pública de sus países de origen y varios gobiernos prefieren otras soluciones, como la realización de juicios en el territorio donde están detenidos.

Jeffrey se negó a precisar un calendario de retiro de los solados estadounidenses, limitándose a repetir que la operación de partida “ya comenzó” y que sólo un “pequeño contingente” permanecerá en Siria.

Respecto a la “zona de seguridad” en la frontera entre Siria y Turquía, dijo que las negociaciones al respecto con Ankara continúan.

Se trataría de un área que los milicianos kurdos de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG), integrantes de la coalición antiEI, no podrían pisar, para satisfacer a Ankara, que considera a los kurdos como “terroristas”, explicó el emisario estadounidense.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here