Criptomonedas de última generación

0
6

MADRID. ¿Cómo se puede operar en el ecosistema de las criptomonedas (CMs) en condiciones de seguridad y legalidad, minimizando los riesgos y con las máximas garantías?.

Falciani colabora desde 2009 con la justicia de varios países aportando información sobre más de 100.000 supuestos evasores fiscales que podrían tener dinero en entidades bancarias suizas, con información que obtuvo cuando trabajaba en el banco HSBC, la cual es conocida como la ‘lista Falciani’.

“Las criptomoneda (CMs) son anotaciones digitales encriptadas con claves seguras, una pública y otra privada, registradas en un libro contable distribuido, llamado cadena de bloques o blockchain, creado en 2008, cuando empezó la última crisis global, para realizar las funciones propias de cualquier moneda”, señala Falciani a Efe.

“Las CMs han ido evolucionando y su versión tecnológicamente más avanzada son los denominados ´tokens`, que puede crear cualquier persona privada física o jurídica”, añade.

Los ´token` representan derechos sobre bienes o servicios, y pueden convertirse en depósitos de valor o servir de instrumentos de pago de intercambios comerciales, según apunta este informático.

Para Falciani, el ´token` es una criptomoneda con unas reglas intrínsecas establecidas en un Contrato Inteligente (Smart Contract) acordado entre las partes que contratan un bien o servicio.

“Los ´token` y su registro en la cadena blockchain, reúnen tres características fundamentales: seguridad, descentralización y pseudo-anonimato”, enfatiza.

“Todas las transacciones quedan registradas de forma irreversible e inalterable en el blockchain, evitando el riesgo de transacciones fraudulentas u operaciones registradas más de una vez”, señala.

“En los nodos de la cadena participan personas físicas, jurídicas, administraciones públicas y ONGs y, al quedar las transacciones registradas en diversos nodos, cuántas más personas participen en la cadena, mayor es el número de nodos y más difícil alterar sus contenidos”, añade.

Asegura que los ´token` incrementan la seguridad, ya que todo viene registrado con claves encriptadas que garantizan el cumplimiento de la ley por parte de sus usuarios sin vulnerar la privacidad.

Explica que esta nueva criptomoneda se clasifica en dos tipos: ´tokens` “de utilidad” (para acceder a bienes o servicios) y ´tokens` “de seguridad” (representan valores y derechos sobre sociedades o negocios).

Las divisas ´fiat` (dinero efectivo o en anotaciones en cuenta, digitales en más del 92 por ciento del importe total mundial) tienen el apoyo de alguna autoridad estatal y en las CMs la autoridad reguladora de su valor es el mercado, indica.

Añade que detrás del dinero ‘´fiat`’ hay una autoridad pública o asimilada, mientras que detrás de las CMs y los ´tokens` solo hay de momento, en su inmensa mayoría, operadores privados.

“Para operar con las CMs, solo se necesita tener un ‘wallet’ o monedero electrónico, y acudir a un medio o mercado de intercambio”, explica.

“El camino habitual para operar con CMs o ´tokens` es comprarlos con dinero ´fiat` o a cambio de los bienes y servicios que ya los utilizan como medio de intercambio. El usuario puede pagar bienes y servicios mediante ´tokens` o recibir ´tokens` en pago de bienes y servicios”, según explica.

Las CMs suman en torno a un 3% de la masa monetaria total y hay cerca de un millar de criptomonedas de cuya emisión se tiene noticia, según Falciani.

“La primera de todas en aparecer, fue el bitcoin, que sigue siendo la más importante y operativa: su valor supera los 6.300 dólares por unidad, con 17,35 millones de unidades”, apunta.

“La segunda es ethereum o ‘ether’, que se cotiza a casi 2 dólares y tiene casi 103 millones de unidades; y la tercera es XRP y cotiza a menos de 0.5 dólares, pero tiene más de 40,205 millones de unidades. Las cuatro siguientes suman un valor entre un tercio y un quinto del ‘ether’”, prosigue.

“Y así hasta casi un millar de CMs, muchas de las cuales apenas tienen movimientos de compra venta como las primeras más importantes, cuya cotización puede seguirse como las bolsas cada día en diversos portales y se podrá seguir al segundo conforme gane importancia el mercado de las CMs”, adelanta.

Las CMs ofrecen en general utilidades, aumento de oportunidades y rapidez, todo lo cual se puede traducir en ahorro de costes, de acuerdo a Falciani.

“En el caso de los ´tokens` sus características de seguridad, descentralización y pseudoanonimato, se traducen en ventajas como su transparencia, flexibilidad, no repudiación, y en las posibilidades de prescindir de intermediarios monetarios y financieros, y utilizarlos para evitar conflicto de intereses. También se reduce el fraude, la corrupción, la evasión fiscal y el blanqueo de capitales”, indica el experto.

“Otros puntos fuertes de los ´tokens` son su descentralización y versatilidad, ya que pueden utilizarse con infinidad de fines, así como su total trazabilidad, de la que carece una moneda tradicional. Ofrecen además gran movilidad, pues son portables y basta casi siempre con no perder su clave”, según Falciani.

El gran público desconoce estas ventajas de las CMs y los ´tokens`, pero con una información adecuada, podría aprovecharlas, de acuerdo a Falciani.

“El mayor punto débil de las CMs o criptoactivos es que la gente no las entiende y entra en este mundo sin información fiable y sin conocer los riesgos. En esa selva incipiente se necesita saber quién es quién, qué crédito merece realmente cada uno”, recalca.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here